Jdi na obsah Jdi na menu
 


 

Obrazek

 

Obrazek

 

Obrazek

El ciclo de doce documentales ¡Viva España! se trata de los checos que decidieron quedarse permanentemente en España. La intención es también cogida en el lema con que cada documental inicia. "España. La tierra iluminada por el sol y lavada con el mar y océano en tres lados, distante más de dos mil kilómetros por la carretera de la Rep. Checa. Estos dos países se encontraban a menudo en la historia. España entró en la Unión Europea antes que la Rep. Checa. Emprendimos a España para conocer el presente, porque también hoy checos viven en varios lugares de España no sólo para tener mejor vida. Nos interesó cómo superaron con este cambio y cómo se transformaron sus emociones y pensamientos. Qué tuvieron que hacer para defender su existencia. También preguntamos si se habían encontrado al quedarse aquí permanentemente, si después de los años que habían pasado aquí podían gritar: "¡Viva España!""

 

1. El encuentro con el señor Jaromír Bažant, jr.

El señor Jaromír Bažant se mudó a España como músico con su esposa después de la caída de Pragokoncert. Desde sus trece años se ha dedicado a hacer violines – a construcción de instrumentos nuevos, a restauración y a coleccionismo. Al principio, a finales de los años ochenta, su esposa y él estaban empleados en la orquesta filarmónica de Valencia, en el Palacio de la Música, como violinistas. Su esposa siempre toca en la filarmónica y Jaromír en la actualidad regenta varias tiendas y talleres en Valencia y sus alrededores. Tienen dos hijas, Veronika y Slavia, que nacieron en España. Toda la familia toca en la orquesta aficionada. A toda la familia le gusta viajar a Bohemia donde viven su madre y padre, un compositor de la música clásica, Jaromír Bažant. Al final la familia le encanta volver a España, que hoy consideran como su nuevo hogar. Todos son muy felices y están contentos en España, gracias al ambiente y clima sano en la región donde viven. Senor Bažant probablemente no abandonará España. A base de sus experiencias en España afirmó: “¡Viva España!”

 

2. El encuentro con Kateřina Alavedra-Duchoslavová

La señora Kateřina Alavedra Duchoslavová estudió la facultad de Negocios y Economía de la Universidad de Basilea y al mismo tiempo empezó a interesarse por el arte. Desde siempre tuvo interés por las lenguas extranjeras. Por eso se decidió salir a España por un tiempo. Encontró un puesto en una agencia de viajes en Playa de Aro. Allí conoció a su esposo. Después de la boda vivían primero en Barcelona y hoy en Sant Cugat. En Cataluña nacieron su hija e hijo. La Sra. Duchoslavová se dedica a los artes plásticas, sobre todo a la pintura. Sus pinturas se expongan en varias regiónes de España y también al extranjero. Desde 2003 ha enseñado las clases de dibujo y pintura en la Galería Pou d´Art en Sant Cugat. A veces visita la Rep. Checa profesionalmente y durante las vacaciones con su familia. En España, concretamente en Cataluña, le gusta mucho y le va bien, tanto en trabajo como en familia, por eso no va a abandonar España y con audacia afirmó: “¡Viva España!”

 

3. El encuentro con el señor Aleš Dvořák

El señor Aleš Dvořák nació en Praga. En sus nueve años empezó a jugar al tenis en el club deportivo Spartak-Dejvice, más tarde participaba en el Campeonato de Praga y la segunda liga nacional en los años ochenta. A finales de los años ochenta empezó a trabajar como el entrenador del tenis. En 1989 se casó con una española y el año siguiente se mudaron a España, donde ha trabajado como el entrenador profesional hasta hoy. Primero vivieron un año en Sevilla y desde 1991 ha trabajado en el club de tenis en Hotel Puente Romano en Marbella. También desde 2001 tocó varios torneos y también participó el torneo ATP. Tiene dos hijas, Paula y Sandra, quienes también juegan al tenis un poco. Vive en Marbella unos kilómetros del club. Aleš Dvořák está contento en España, tiene el bueno sueldo y varias ventajas, pues no se queja. Cuando entrena, está en la cancha prácticamente de la mañana a la noche. Su familia va a recrearse también a la Rep. Checa entre otras destinaciones. A base de sus experiencias en España afirmó: “¡Viva España!”

 

4. El encuentro con Iva Fricová

Los padres de la señora Fric salieron de la Rep. Checa en 1948 por motivos políticos. De jóven, la Sra. Fric vivió un año en Francia, cinco años en Colombia y luego en USA. En 1959 terminó los estudios en lenguas romances en la Universidad de Washington y luego decidió hacer el Master's Degree en la Universidad Complutense de Madrid. Allí conoció a un español con quien se casó tres años más tarde. Hasta 1971 enseñaba en América y pasaba las vacaciones en España. Después, se separó de su marido y tuvo que decidir entre la vida desahogada en América o la vida insegura en un país hermoso como España. España ganó. Los principios fueron muy difíciles pero la experiencia dura de la emigración le dió fortaleza. Finalmente superó las dificultades y empezó a enseñar inglés en Madrid. En 1984 se mudó a Cuenca, ciudad antigua, conocida por sus pintores abstractos. Once años más tarde compró una casa en ruina en Jábaga, un pueblecito a 13km de Cuenca, donde vive desde entonces como jubilada con sus perros, gatos y canarios. Tiene un patio muy agradable donde escapa del consumismo capitalista. Le gusta volver a la Rep. Checa para encontrarse con sus buenos amigos, la naturaleza verde, los bosques...sinembargo, luego regresa gustosamente a su tranquilo Jábaga. Piensa que ¡"Viva España"! suena demasiado a canción de verano, algo superficial. En su opinión el encanto de España es mucho más profundo, tiene que ver con su historia, su arte, sus costumbres, su gente...

 

5. El encuentro con Ladislav Kaplan

El señor Ladislav Kaplan llegó a España a principios de los años noventa de una empresa de Ostrava, VOKD S.A., como el director de la división de Oviedo, que se ocupa del cavazón de socavónes, el tratamiento de superficie y la apertura de túneles. Cuando él y su esposa llegaron a España no conocieron una palabra española. No era fácil buscar un piso, formar un hogar y aprender la lengua, pero al final lograron todos los problemas. Hoy trabaja en su profesión como el director general de una dependencia de una empresa inglesa. Viaja mucho gracias a su trabajo. También se permite tiene un piso grande, que sirve como la sede de la empresa. Su esposa trabaja allí como la contable. En los fines de semana les gusta pasearse a varias atracciones turísticas cerca de Oviedo y visitar varios restaurantes. Las vacaciones pasan en lugares exóticos, donde toman muchas fotos y vídeos. Su nivel de vida en España es muy bueno, pero no saben si se quedarán hasta la jubilación, porque su hija vive en la Rep. Checa. El Sr. Kaplan tiene muchos amigos en la Rep. checa y les visita de vez en cuando. Sin embargo afirmó: “¡Viva España!”

 

6. El encuentro con Soňa Klimešová

La señora Soňa Klimešová es del norte de Moravia. En la Rep. Checa estudió la sanidad (escuela secundaria) y terminó los estudios en la facultad de pedagogía (la carrera de pedagogía especial – psicología) de la Universidad Carolina. Más tarde se casó con un español, con quién había conocido en Dortmund, y llegó a España en 1992. Hoy vive en Guadalajara, cerca de Madrid. Vive en una casa grande y bien equipada, pero bastante cara. Trabaja como la enfermera en una residencia para mayores. Es un empleo muy difícil y responsable, porque la mayoría de los jubilados son desvalidos. Este trabajo no es pagado muy bien, pero la Sra. Klimešová está encantada que pueda encontrar un puesto. Espera que encuentre un trabajo que sea pagado mejor. Con su esposo viven de la vida familiar común. Cocinan comidas deliciosas, van de excursiones y vacaciones. A la Sra. Soňa le gustan muchas cosas en España, como las fiestas familiares, la comida con su suegra, el vino delicioso, el flamenco, el sol y el mar. Está muy contenta en España y de momento no piensa de abandonar este país. Por eso puede decir a mansalva: “¡Viva España!”

 

7. El encuentro con Viktor Vítězslav Klimt

El señor Vítězslav Klimt tuve un gran deseo del mar desde su infancia. Sus vacaciones con sus padres y el hermano en España en 1992 confirmaron que quisiera vivir en la costa. Desde ese momento empezó a enseñar español, que hoy sabe como un español nativo. Sus padres aprobaron su salida a España después de la terminación de sus estudios. Estudió la carpintería, la terminó en sus diecisiete años y pasó un año estudiando español. Cuando tuvo dieciocho años, en 1995, salió a España. Al principio encontró el trabajo estacional como el miembro del guardacostas. Después de la estación estuve sin un trabajo, pero tuvo suerte – en la calle donde vivió hubo una agencia inmobiliaria cuyo propietario le dio una oportunidad. Durante su nuevo trabajo estudió a distancia esa materia junto con inglés. Cuatro años más tarde se decidió a montar su negocio. Hoy en día sus padres y el hermano mayor Josef también viven en España. Con hermano trabaja en su agencia inmobiliaria. La madre de Vítězslav es la escritora, la pintora, la autora de quince libros y la fundadora del proyecto “La tierra de cuentos de hadas”. Su hermano maneja una agencia en Torrevieja. Como parece, Vítězslav Kliment se queda en Marbella, la ciudad cerca del Atlántico, hasta su muerte. Allí encontró su pareja para toda la vida, con quién tiene una afición común – la vela, ambos son los miembros de un club náutico. España es el segundo hogar para Vítězslav, por eso afirmó con alegría: “¡Viva España!”

 

8. El encuentro con Josef Klimt

El señor Josef Klimt se fue a España para ayudar su hermano menor Vítězslav con el manejo de su nueva agencia inmobiliaria en Torrevieja. En esa ciudad ribereña vive y trabaja hasta hoy. También trabaja para una fundación madrileña que se dedica no sólo a la ayuda para la gente indigente, pero también a la propagación de “La Carta de la Tierra”. El Sr. Josef vive solo, a le hacen compañía su hermano Vítězslav y su padre quien vivo cerca y sobre todo su mamá, una escritora, pintora y diseñadora Vítězslava Klimtová, para quien intenta encontrar una realización de su proyecto “La tierra de cuentos de hadas” no sólo en España y la Rep. Checa, pero también en otros países del mundo. Está contento con su trabajo porque siempre está en contacto con la gente. En el lugar de su residencia goza del silencio, la tranquilidad y el clima soleado. Piensa que los españoles tienen en cuenta su origen y son los patriotas convencidos, que es una cosa que los Checos carecen. A los españoles les también admira la permanente alegría de vivir, franqueza y cordialidad. Josef Klimt supone que se quede en España para siempre. Su deseo es conseguir que sonría cara de cada niño en el mundo entero. Al final dijo: “A mansalva puedo decir ¡Viva España!”

 

9. El encuentro con Jana Michálková – Rubesca

La señora Jana Michálková – Rubesca nació en Praga donde también estudió los artes gráficas aplicadas y trabajó como la grafista. En aquel tiempo se casó, dio a luz a su hijo Tomáš y se divorció. En 1980 se decidió con su hijo de casi dieciocho años y el segundo futuro esposo probar ventura en el mundo libre. Salieron de la Rep. Checa ilegalmente a Suiza, donde empezaron por el principio. Un año más tarde, cuando superaron la barrera lingüística, su escape empezó a merecer la pena. La Sra. Jana ingresó en un gran almacén como decoradora donde trabajaba hasta el nacimiento de su segundo hijo Alexandr. En este tiempo se dio el gusto de pasar las vacaciones con su marido en el extranjero en Costa Brava, España. En aquel tiempo a la Sra. Jana la hechizó la España. Con su niño Alexandr visitaron el Reino de España por segunda vez, Mallorca concretamente, y estuvieron entusiásticos de nuevo. Luego sus vidas iban dividiendo. La Sra. Rubesca encontró un trabajo de una operadora para tener tiempo para su hijo. Cuando Alexandr tuvo diecisiete meses, abandonó su marido y se divorció. Después de recobrar la libertad y tranquilidad, empezó a crear durante de su trabajo y la crianza del niño - pintaba por las noches. Sus obras fueron expuestas en Suecia, Alemania y Francia. En 1986 compró con su amigo suizo una casita vacacional en Costa Blanca, donde pasaron todos los días puentes del año. Eran felices en este período de siete años, porque España iba quedándose en su mente poco a poco. Al final se decidió permanente cambiar “pequeña” Suiza por España grandiosa, el país lleno de la gente sonriente. Pero hubo una cuestión de la educación de su hijo porque entretanto terminó el tercer curso de escolaridad obligatoria en el alemán. Durante la Navidad en 1993 en vez de las vacaciones planeadas en Praga se fue a una exploración a Marbella, una gran ciudad riberiega, allí concertó el ingreso de su hijo a una escuela local y también encontró su casa nueva. En verano de 1994 se mudaron a Andalucía donde la Sra. Jana montó una taberna suiza porque le gusta cocinar mucho. Pero dos años más tarde quebró porque no era una comerciante buena. Después recordó de sus principios y volvía a pintar. Hasta hoy con su creación ha decorado varios hoteles, muchas villas bellas incluso su casa. En Marbella ha vivido por doce años. Es la ciudad multicultural dónde nadie es extranjero. Le gusta mirar a los eucaliptos enfrente de su casa, ver los picos de Atlas y la roca de Gibraltar durante un día despejado. Observa el mar y el cielo azul. También creó un jardín lindo detrás de su casa. Gracias a la luz artificial es posible admirarlo también por la noche. Tiene muchos amigos de toda Europa y se siente como en su casa allí, por eso no tiene problema gritar “¡Viva España!”

 

10. El encuentro con Jiří Popper

El señor Jiří Popper hoy tiene más que setenta años. A menudo está en España cerca de Benidorm. Pasa la vida tranquilas con su esposa y el teckel Pepíček en una hacienda española con un jardín. El Sr. Jiří Popper nació en Praga y en los años sesenta fue un cantante famoso de la música popular. Cantaba y grababa muchos hits, la canción más famosa se llama “Čas je běžec dlouhým krokem” (“El tiempo es un corredor a trancos”), que cantaba acompañado de varias orquestas, sobre todo con la orquesta de Jiří Procházka, Karel Vlachy y Gustav Brom. Actuó en La Televisión checoslovaco en varios programas y en su show “El hit es nuestro destino”. Hizo una gran carrera en Alemania y Suiza – viajó por eso países con su show de televisión llamado “Koffer voll Musik”. Después de la emigración forzosa a Suiza antes del augusto 1968 donde vivía durante muchos años, se volvió en 1989 a su patria para ayudar con construcción de una democracia joven y de nueva sistema social y económico. Hoy vive como un jubilado normal. Lee el periódico, los libros y las revistas no sólo en checo y alemán, pero también en inglés. Escucha a radio, ve la tele satélite con muchas cadenas, le gusta pasearse por la playa. Hoy necesita sólo la salud para vivir con felicidad. En su lugar de vivienda está muy contento. La declaración a la tierra española expresó en una canción.

 

11. El encuentro con Pavel Tragan

Pavel Tragan nació en un pueblo de montaña llamado Čeladná, cerca de Frýdek-Místek, donde vivía hasta su carrera universitaria con sus padres. Después de la terminación de sus estudios en Escuela Técnica Superior de Brno con el premio extraordinario fin de carrera viajaba más que un año por todo el mundo – visitó p.ej. Israel, Egipto, Sudán, Jordania, Chipre, Líbano, Siria, Arabia Saudí, etc. Después de volver a la Rep. Checa ingresó a la prestación social sustitutoria a la facultad de empresario en Escula Técnica Superior de Brno donde durante de una conferencia internacional en 1998 conozco a su futura esposa, la española Angelines. Después de más que cinco años de la vida apartada (ella en Sevilla, él en Praga) empezaron a pensar en la vida conjunta y en la boda. En la cuenta caen Praga y Sevilla, por supuesto, y además Atlanta en los Estados Unidos, donde recibió una oferta de trabajo en Shell, y también Holanda, dónde vive su familia. Esta resolución duró casi un año. Al final se decidieron por España donde se fueron en 2003. Pavel Tragan frecuentó el curso intensivo de español en una academia de lenguas por un mes (hasta allí hablaba con su esposa en inglés). Después siguieron las preparaciones para su boda que tuve el lugar en 2004. La boda checo-española en Sevilla transcurrió en presencia de un sacerdote checo. Unió el vivaracho checo y el temperamento español con éxito. Los esposos son creyentes y religiosos. Después de la luna de miel en Tanzania Pablo empezó a buscar un trabajo. Antes de la terminación de los procesos administrativos asociados con aceptación de su educación, con validación del diploma, autorización de estancia, trabajó como un profesor, el contable de una compañía de autores. Después de un concurso de oposición muy difícil obtuvo un puesto del experto en el comercio exterior en La Cámara de comercio en Málaga, una ciudad porteña. Durante ese tiempo obtuvo un certificado del comercio exterior y llegó a ser un de veintitrés extenderos acreditados para el comercio internacional en Andalucía (Agencia Andaluza de Promocion Exterior). Vive con su esposa y la perra Selma en un gran piso en el centro de Sevilla. Con su mujer prueba mantener las tradiciones tanto españoles como checas y hablaron español y checo. A Pavel le gusta pasearse por Sevilla, llena de varias joyas arquitectónicas (la más importante es la Catedral de Sevilla). Durante su residencia en España Pablo también encontró a unos amigos con quiénes pasa el tiempo libre, van al campo, pescar o de caza a bosques. Durante el rodaje su esposa esperaba su primero bebé checo-español. Pavel Trigan quiere quedarse en España, por eso puede afirmar a mansalva: “¡Viva España!”

 

12. El encuentro con Monika Zgustová

La señora Monika Zgustová emigró con sus padres en los años setenta donde estudió la literatura comparada en la Universidad de Illinois. En los años ochenta se mudó a Barcelona donde aparte de otras cosas da clases del arte de traducción en la Universidad Autónoma y publica en varios periódicos y las revistas culturales, especialmente de la literatura checa y de la cultura generalmente. Ha publicado más que cuarenta de las traducciones de los libros checos y llegó a ser la persona clave que ha presentado la literatura checa del siglo veinte a los lectores españoles. Por sus traducciones ganó los premios literales importantes - p.ej. Serra d'Or (por la traducción de B. Hrabal), El Premio de Barcelona y El Premio de la cultura catalán (por la traducción de J. Hašek). Además de los premios extranjeros ganó el Premio del Ministro de Asuntos Exteriores de la Rep. Checa “Gratis Agit” por la propagación de la fama checa en extranjero. Escribió y publicó varios libres, “Dona silencia” entre otras obras. Su narrativa escribe sólo en checo y después la traduce a catalán y español. Su importancia no es sólo local, no se limita a Barcelona, resp. Cataluña, pero a toda España. La Sra. Zgustová tiene el horizonte cultural extraordinario y la capacidad representar la Rep. Checa, la cultura checa especialmente la literatura en contexto paneuropeo. Está integrada a la élite barcelonésa y española, por eso está muy reconocida. Pero su decisión quedarse en España no está definitiva.